sábado, abril 21, 2007

Detienen a exjefe policiaco del DF por crimen contra periodista chiapaneco en 1993

ISAÍN MANDUJANO/APRO
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 20 de abril (apro).- Más de 14 años después, la Fiscalía General del Estado (FGE) declaró esclarecido el asesinato del periodista Roberto Mancilla Herrera, al detener al presunto autor intelectual, el exjefe policiaco del gobernador Patrocinio González Garrido, Ignacio Flores Montiel, quien hasta hoy fungía como director operativo de la policía auxiliar de la Secretaría de seguridad Pública en el Distrito Federal.
Flores Montiel fue en los setentas un colaborador cercano del exjefe policiaco de la Ciudad de México, Arturo “El Negro” Durazo Moreno, y era hasta hoy director operativo de la policía auxiliar en el DF con sueldo de 50 mil pesos y fue indiciado por la muerte de los dos PFP en Tlahuac.
Todo un discípulo de “El Negro” Durazo, Flores Montiel esta ligado a más de 20 secuestros, asaltos, asesinato de homosexuales y una serie de delitos que cometió en Chiapas de 1978 a 1993.
Hoy, el fiscal Mariano Herrán Salvatti dio a conocer con el apoyo de las autoridades del DF detuvieron al Flores Montiel tras cuatro meses de investigaciones luego de retomar las indagatorias de crímenes de periodistas ordenada por el gobernador Juan Sabines Guerrero en diciembre pasado cuando tomó posesión.
Roberto Mancilla Herrera, era columnista de los diarios locales Cuarto Poder y Diario Popular Es!, además de fungir como director del Foro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Chiapas y como director de prensa de la delegación Secretaría de la Reforma Agraria en Chiapas.
Fue acribillado de dos tiros en el rostro la noche del 1 de febrero de 1992, en un fraccionamiento de clase media en esta ciudad, pero las indagatorias a decir de Herrán Salvatti fueron “manipuladas” de tal forma que personas inocentes fueron a dar a la cárcel en su momento, estos fueron Vicente Espinosa Pimentel y Esteban Zorrilla Amen, chofer y asistente del entonces rector de la UNAC, Jorge Luís Arias Zebadúa.
Según el fiscal las investigaciones fueron manipuladas con dolo para encubrir a los verdaderos responsables que estaban incrustados en las mismas corporaciones policiacas, encabezados por el alto mando que dependía del entonces gobernador Patrocinio González Garrido.
Tras cuatro meses de investigaciones se determinó que el ejecutor fue Salvador Verde Gracían, quien le asestó dos de los tres tiros que le hizo a corta distancia en tanto que Wallas Hernández Santos, un “madrina” de la policía judicial del estado, era el que conducía el auto en el cual escaparon después de cometer el crimen.
Tanto Verde Durán como Henández Santos eran miembros de un mismo grupo especial conformado por otros agentes judiciales como Ramón Herrera Bautista y Javier Palomeque Matus, quienes extrañamente hace muchos años fueron muertos a tiros también, después de estar en prisión por otros homicidios.
Dijo que tanto los ejecutores, como los dos agentes judiciales, formaban parte de un grupo especial que recibía órdenes directas del coordinador general de la policía estatal, Ignacio Flores Montiel.
Agregó que extrañamente otros dos agentes judiciales que indagaban el caso del periodista fueron acribillados a tiros. Pero se reservó el nombré para no entorpecer las investigaciones.
Salvador Verde Gracián, ya está actualmente detenido en el CERESO 14 “El Amate”sujeto a proceso por otros homicidios, en tanto que Wallas Hernández fue detenido en la ciudad costera de Tonalá.
Herrán Salvatti dijo que Mancilla Herrera antes de morir había dicho a algunos de sus amigos que el gobernador Patrocinio González Garrido lo mandaría a matar porque andaba haciendo unas investigaciones, y aunque no lo dijo se sabe que trataba de indagar la muerte en serie de homosexuales a principios de los noventas que aparentemente ligaba a altos funcionarios del gobierno.
Herrán Salvatti dijo que Flores Montiel recibía órdenes directas de Patrocinio González Garrido por lo que las investigaciones llegarán “hasta donde topen”.
Flores Montiel llegó a Chiapas en 1978, cuando el entonces senador Salomón González Blanco, padre de Patrocinio González Garrido, fue designado gobernador del estado. Lo designó como director de seguridad pública. Pero el veterano político, exsecetario de programación y presupuesto por muchos sexenios y expresidente de la suprema corte de justicia del nación, dejó el cargo un año después.
Cuando el hijo de Salomón, Patrocinio González Garrido, llegó vía las urnas como gobernador de Chiapas, éste lo nombró coordinador general de la policía estatal en 1988, el mandatario fue nombrado Secretario de Gobernación por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, pero el jefe policiaco quedó en el cargo hasta principios de 1994, cuando un gobernador sustituto llegó al cargo en 1994.
Flores Montiel, que alguna vez fue detenido por sus ligas con el narcotráfico fue detenido hoy por estar detrás de la muerte del periodista Mancilla Herrera que al parecer indagaba por su cuenta los crímenes de homosexuales en los cuales se implicaba al gobernador chiapaneco.
--------------------------o0o---------------


VERSIÓN DE LA FGE

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; a 20 de abril de 2007
Comunicado de Prensa

Avanzan investigaciones para esclarecer homicidio de Roberto Mancilla Herrera


La Fiscalía General del Estado detuvo en las últimas horas a Ignacio Flores Montiel y a Wallas Hernández Santos por su probable participación en el homicidio del periodistas Roberto Mancilla Herrera perpetrado el día 1 de febrero de 1993 frente al parque de la colonia 24 de Junio de esta ciudad capital.

Derivado de las investigaciones realizadas por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos de Homicidios, Privación Ilegal de la Libertad y Conexos cometidos en contra de periodistas, el día de hoy en la ciudad de México se logró la detención del ex coordinador general de las policías en Chiapas en 1993, Ignacio Flores Montiel y en Tonalá de Wallas Hernández Santos, ayudante del presunto homicida material, Salvador Verde Gracián, actualmente recluido en el Penal el Ámate por otros crímenes.

El periodista Roberto Antonio Mancilla Herrera, al momento de fallecer contaba con 44 años de edad, de profesión Ingeniero Químico, originario de Tuxtla Gutiérrez,
casado y padre de dos hijos, ocupaba el cargo de
director del Foro Cultural Universitario
de la Unach y era columnista en los periódicos “Es” y Cuarto Poder.


De acuerdo a las investigaciones ministeriales realizadas por esta Fiscalía Especializada, el día 1 de febrero de 1992, aproximadamente a las 22:30 horas, frente al parque de la colonia 24 de junio de Tuxtla Gutiérrez, fue privado de la vida el columnista Roberto Antonio Mancilla Herrera.

El cuerpo del columnista fue encontrado al día siguiente a las 07:00 horas, a bordo del vehículo Volkswagen sedán color rojo, sobre el asiento del conductor con dos heridas de arma de fuego en la cabeza, del calibre .45, dicho vehículo era propiedad de la Secretaría de la Reforma Agraria, de donde el occiso era encargado del área de Comunicación Social en la Delegación del Estado y presentaba un tercer impacto en la portezuela izquierda.

Estas lesiones mortales ocasionaron que Roberto Mancilla falleciera a consecuencia de un shock neurogénico e hipovolémico irreversible por proyectiles de arma de fuego.

Las investigaciones de campo y periciales, realizadas por profesionales experimentados en la materia, determinaron que la investigación fue manipulada dolosamente desde su inicio, por las autoridades de ese entonces, y fue así que los peritos en criminalística y médico forense en su momento establecieron que la hora de la muerte fue a las 3:00 horas del día 2 de febrero de ese año.

Incluso ahora, uno de los peritos que firman los dictámenes, señala que no estuvo presente en el lugar de los hechos.

Esta manipulación de pruebas llevó a la detención y consignación de personas inocentes por esos hechos, el día 9 de mayo de 1993 fueron consignados Esteban de Jesús Zorrilla Amen y Vicente Espinosa Pimentel, en ese tiempo secretario particular y chofer del rector de la UNACH Jorge Arias Zebadua, quienes al año siguiente fueron absueltos por falta de pruebas.

Las nuevas investigaciones han arrojado que los agentes de la Policía Judicial, elaboraban los informes de la investigación del homicidio de Roberto Mancilla, con los datos que así ordenaba Ignacio Flores Montiel, quien ocupaba el cargo de coordinador de las policías estatales, designado en su momento por el gobernador Patrocinio González Garrido.

De esta forma, la investigación concluyó con la identificación plena y positiva de Salvador Verde Gracián, quien presuntamente es la persona que disparó en tres ocasiones a Roberto Antonio Mancilla Herrera, actualmente sujeto a proceso en el CERESO 14 “El Amate” por otros homicidios.

Salvador Verde Gracián, en el momento del homicidio, era agente de la Policía Judicial y formaba parte de un grupo especial al mando de Ignacio Flores Montiel; dicho grupo era conformado, entre otros, por el comandante Ramón Herrera Bautista y Javier Palomeque Mathus, de quienes extrañamente no se localizan sus expedientes laborales, y se apoyaban por varios civiles, conocidos comúnmente como “madrinas”, entre ellos Wallas Hernández Santos.

De acuerdo a las investigaciones desarrolladas hasta el momento, se tiene conocimiento que Ramón Herrera Bautista estuvo detenido en el Penal de Cerro Hueco por homicidio y al salir fue privado de la vida; Javier Palomeque Mathus corrió la misma suerte; y datos que se han obtenido indican que dos elementos de la policía judicial que habían recabado datos de los autores materiales, igualmente fueron privados de la existencia.

En las actuaciones practicadas por la Fiscalía Especializada, se cuenta con testimoniales que precisan que la ejecución de Roberto Antonio Mancilla Herrera, fue ordenada por Ignacio Flores Montiel, y es por esto que el día de hoy, en cumplimiento a una orden judicial de arraigo, fue detenido en la ciudad de México Ignacio Flores Montiel, quien de inmediato fue trasladado a esta ciudad.

En operativo simultaneo, la Fiscalía General del Estado, logró en la ciudad de Tonalá, Chiapas, la detención, de Wallas Hernández Santos, “Madrina” de Salvador Verde Gracián, y de quien se presume su coparticipación en este homicidio.

Las investigaciones continuarán para determinar los motivos por los cuales se perpetró este homicidio, ya que se tiene información documentada de que Roberto Antonio Mancilla Herrera, días antes de su muerte comentó que Patrocinio González Garrido lo quería matar, debido a las investigaciones periodísticas que realizaba y documentación obtenida que comprometía a ese funcionario.
Con estas acciones, la Fiscalía General del Estado cumple y refrenda el compromiso adquirido con la sociedad chiapaneca el pasado 8 de diciembre, cuando a solicitud del Gobernador Juan Sabines Guerrero, se inició la creación de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos de Homicidios, Privación Ilegal de la Libertad y Conexos cometidos en contra

2 Comentarios:

A la/s 1:53 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

como saben que javier palomeque matus murio dond esta su cuerpo enterado cuando murio

 
A la/s 1:55 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

yo creo q es mentira javier no murio solo son los pedioditas a marillistas q se las gastan imbentado cosas bueno eso creo

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Web Counter
Visitas desde 01/VI/2006