jueves, diciembre 02, 2010

El Gober Precioso demanda penalmente a 10 periodistas de Acento XXI

Amenaza Mario Plutarco Marín al Periodico Acentoveintiuno



Mario Plutarco Marín Torres, fiel a su estilo de gobernar, acostumbrado a la manipulación de la información, alejado del escrutinio público e imponiendo la premisa del narcotráfico de “plata o plomo”, ha mantenido una prensa –en Puebla– digamos dócil, aun en los momentos más cuestionados de su gobierno, no obstante existir diversas denuncias en su contra, por agravio a periodistas, comunicadores, medios de comunicación, campesinos y ciudadanos despojados de enormes extensiones de tierra, que alcanzan miles de hectáreas.

El gobernador saliente pretende dejar el cargo de la misma forma en que inició su mandato, siendo “el héroe de la película, papá”.

Este miércoles primero de diciembre, el llamado “gober precioso” por sus testaferros, interpuso una demanda contra 10 periodistas y la casa editorial del periódico Acentoveintiuno, derivado de las publicaciones en las versiones impresa y online, en las que –sustentados en investigaciones periodísticas, declaraciones de testigos y denunciantes– hemos develado en cada uno de los reportajes, la corrupción y las redes de complicidades que tejió el “gober precioso” para saquear Puebla durante sus casi seis años de administración.

Acentoveintiuno ha exhibido las triangulaciones de recursos públicos que realizó Marín Torres a través de casas de bolsa, constructoras, impresores y particulares que incluyen a Mario Marín García, hijo del “gober precioso”, para adquirir propiedades en diversas partes de México y Europa.
Además, la investigación periodística que desnudó las inversiones de miembros del gabinete estatal de Puebla en casas de bolsa con valores tazados en cientos de millones de dólares, como fue el caso de Casa de Bolsa Vector, la cual mantiene como accionista a Gerardo María Pérez Salazar.
Esta investigación incluyó el reporte de la calificadora Stándar&Poor´ s, así como las constancias de la CONDUSEF que lo acreditan como miembro propietario del consejo de administración, incluyendo el testimonio del mismo funcionario ante el Congreso del Estado de Puebla, en el que admite haber invertido millones de pesos del erario público en la casa de bolsa de su propiedad, Vector.

Mediante una demanda civil en el Distrito Federal, el gobernador del estado de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres, pretende amordazar las investigaciones de Acentoveintiuno, tras amagar con lo que llama de manera inocente “daño moral”, causado a su “impecable, renombrada, intachable y pulcra imagen”, para lo cual exige una “cantidad” no determinada de dinero, según él.

El gobernador apela a la Ley de Responsabilidad Civil para la Protección del Derecho a la Vida Privada, el Honor y la Propia Imagen, del Distrito Federal, “con el propósito de que cese el abuso y se reparen los daños ocasionados… En virtud de la exposición y publicación de imágenes relativas a mi persona”.

En la relación de hechos de la demanda presentada por Mario Marín en contra del Consejo Editorial del periódico, y aceptada por el juez sexagésimo quinto de lo Civil del Distrito Federal –licenciado Francisco Sergio Lira Carreón–, se establece que al gobernador le molestó el contenido de diversos espectaculares que aparecieron en la ciudad de Puebla y el Distrito Federal, como parte de los promocionales de Acento Veintiuno, los cuales se encuentran localizados en las principales avenidas de la capital del país e incluyen un recuento de los excesos cometidos por Marín Torres, así como de las denuncias presentadas en su contra y sus abusos, incluyendo –por supuesto– su grotesco rostro.

Agrega Marín en la supuesta demanda: “Espectaculares en donde se divulgan una serie de falsedades sobre mi persona y en donde se utiliza mi imagen con el objeto de denigrar a mi persona, tanto en lo personal (sic) como servidor público…”, como si fuera posible denigrar aún más la imagen que dio vuelta al mundo, por haber empleado la estructura gubernamental de Puebla para atacar y pretender acallar las denuncias públicas por protección a pederastas, publicadas por la periodista Lydia Cacho Riveiro, como si las demandas interpuestas solucionaran los problemas de corrupción en que se han visto envueltos él y sus funcionarios.

Habla también como si las demandas resolvieran el entramado del narcotráfico que ha resultado durante su gestión, con personajes como El Grande, El Barbas, El Z-18 y otros.

Extrañamente, Puebla es la única entidad del país donde los grandes narcotraficantes no necesitaron de la protección de cuerpos policiacos y el contubernio de las autoridades estatales. Puebla es el estado en donde, según “El precioso”, nunca pasa nada y si algo se publica en su contra, el “plata o plomo” es la marca de su ya desfalleciente mandato.

1 Comentarios:

A la/s 11:50 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

nadie dice nada por que todos son una bola de agachados. lamesuelas.maldito enano ojala y arda en el infierno el y toda su familia. pues ya estan malditos por robar dinero que no les pertenece, dinero que nos robo al pueblo, nosotros pagando impuestos pribandonos de cosas para que este hijo de la chingada con su familia gastando el dinero a diestra y siniestra, que poca del mendigo...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Web Counter
Visitas desde 01/VI/2006